Retorno de Inversión: El Negocio Real Con Phil Smith


La inno­vación tec­nológ­i­ca ha sido estratos­féri­ca en los últi­mos 20 años y no mues­tra sig­nos de dis­minuir en el cor­to pla­zo.

Para las mar­cas de iGam­ing, que oper­an en un entorno tan depen­di­ente de la tec­nología, esto sig­nifi­ca enfrentar y super­ar las exi­gen­cias con­stantes de man­ten­erse a la van­guardia del juego y dom­i­nar la IA y el apren­diza­je automáti­co cada vez más rápi­dos y en con­stante evolu­ción.

Con tan­tos pro­duc­tos nuevos apare­cien­do en el mer­ca­do, espe­cial­mente en el sec­tor de las fin­tech, este espa­cio emo­cio­nante pero poten­cial­mente com­pli­ca­do requiere un tipo muy espe­cial de lid­er­az­go e inteligen­cia empre­sar­i­al.

Ingre­sa el gurú de la indus­tria, Phil Smith, cofun­dador y direc­tor de tec­nología de Pay­tent­ly, “El hom­bre con todas las solu­ciones”, mejor adap­ta­do a las necesi­dades especí­fi­cas de tu nego­cio.

En una edi­ción espe­cial de iGF, nos pusi­mos al día con Phil para cono­cer sus ideas sobre el futuro de la adop­ción de fin­tech en la indus­tria del iGam­ing y, lo más impor­tante, para aprovechar sus conocimien­tos sobre cómo los oper­adores pueden lograr el máx­i­mo retorno de inver­sión (ROI) en fin­tech en el futuro.

Tienes una vas­ta expe­ri­en­cia como líder tec­nológi­co, que abar­ca décadas. ¿Cómo ha mold­ea­do esto tu filosofía sobre cómo la tec­nología puede ser sub­or­di­na­da, aprovecha­da y max­i­miza­da?

“Habi­en­do esta­do en la indus­tria tec­nológ­i­ca durante más de tres décadas, he pres­en­ci­a­do el flu­jo y reflu­jo de innu­mer­ables tec­nologías y proyec­tos. Si bien es ten­ta­dor dejarse lle­var por el can­to de sire­na de cada nue­va inno­vación, las his­to­rias de éxi­to ver­dadero siem­pre se abren camino a través del rui­do. Detrás de cada inter­faz sim­ple hay un com­ple­jo teji­do de tec­nología, algu­nas derivadas de la car­rera espa­cial de la déca­da de 1960 y otras aprovechan­do la van­guardia de la IA.

“Lo que difer­en­cia a los gigantes tec­nológi­cos del resto no es solo su inno­vación, sino su adapt­abil­i­dad y pro­fun­do conocimien­to de las com­ple­ji­dades del sis­tema. La pila tec­nológ­i­ca sub­y­a­cente, si bien diver­sa y mul­t­i­ca­pa, sigue fun­cio­nan­do sobre prin­ci­p­ios fun­da­men­tales. A medi­da que agreg­amos solu­ciones mod­er­nas, agreg­amos más com­ple­ji­dad. Ges­tionar este laber­in­to en con­stante evolu­ción es tan­to un desafío como un arte.

“Creo que la clave para nave­g­ar por este paisaje es:

- Com­pren­der las depen­den­cias com­ple­jas: aden­trarse en la mecáni­ca y las com­ple­ji­dades.
- Pri­orizar las prác­ti­cas de inge­niería de alta cal­i­dad: apo­yarse en estrate­gias probadas, al tiem­po que estar abier­to a la inno­vación.
- Hac­er del cam­bio una ruti­na: en una indus­tria de rit­mo acel­er­a­do, la adapt­abil­i­dad no es solo una ven­ta­ja, es una necesi­dad.

“La IA, si bien prom­ete­do­ra, no es una solu­ción mág­i­ca. Su efec­tivi­dad rad­i­ca en qué tan bien com­pren­demos su apli­cación para resolver desafíos del mun­do real. La fina línea entre la lóg­i­ca y la fe cie­ga en la tec­nología es una que recor­re­mos todos los días. Para ganar en este juego de alto ries­go, debe­mos estar bien ver­sa­dos, ser ágiles y estar siem­pre lis­tos para abrazar el próx­i­mo cam­bio”.

Los pro­ce­sos rela­ciona­dos con los pagos en el iGam­ing son inher­ente­mente com­ple­jos por nat­u­raleza. ¿Cómo pueden los oper­adores aprovechar al máx­i­mo la tec­nología inno­vado­ra, como la IA, para mit­i­gar esto?

“El sec­tor del iGam­ing, con sus intrin­ca­dos pro­ce­sos de pago, bus­ca con­tin­u­a­mente her­ramien­tas que puedan ayu­dar a nave­g­ar sus desafíos úni­cos: aquí es donde entra en juego la inteligen­cia arti­fi­cial, a menudo acla­ma­da como el nue­vo fac­tor deter­mi­nante en nue­stro arse­nal tec­nológi­co.

- Extraer val­or de los activos de datos: la IA es incom­pa­ra­ble cuan­do se tra­ta de extraer infor­ma­ción de activos de datos mul­ti­facéti­cos y en con­stante evolu­ción. Al con­sid­er­ar un acti­vo como una com­bi­nación de datos y su explotación, la IA puede inter­pre­tar dinámi­ca­mente patrones y dar sen­ti­do a las innu­mer­ables transac­ciones en el espa­cio del iGam­ing.
- La espa­da de doble filo de la com­ple­ji­dad: si bien la IA ofrece solu­ciones, no está exen­ta de sus com­pli­ca­ciones. La intro­duc­ción de la IA en nue­stros sis­temas puede agre­gar otra capa de com­ple­ji­dad. Sin embar­go, con la imple­mentación y el entendimien­to ade­cua­dos, las rec­om­pen­sas pueden super­ar con cre­ces los desafíos.
- Con­fi­an­za en la IA: un aspec­to fun­da­men­tal de la inte­gración de la IA en el iGam­ing es gener­ar con­fi­an­za. Ase­gu­rarse de que las solu­ciones de IA sean trans­par­entes y respon­s­ables es cru­cial. Los oper­adores deben ten­er con­fi­an­za no solo en los resul­ta­dos que pro­por­ciona la IA, sino tam­bién en los pro­ce­sos detrás de esos resul­ta­dos.

“En esen­cia, si bien la IA prom­ete sim­pli­ficar el intrin­ca­do mun­do de los pagos del iGam­ing, requiere una nave­gación cuida­dosa. Adop­tar la IA no se tra­ta solo de adop­tar la últi­ma tec­nología, se tra­ta de com­pren­der su pro­fun­di­dad, su poten­cial y ase­gu­rarse de que sea un ali­a­do con­fi­able en nues­tra búsque­da con­tin­ua de mejo­rar la expe­ri­en­cia del iGam­ing”.

Cuáles son los obstácu­los más comunes que enfrentan los oper­adores al inten­tar inte­grar nue­va tec­nología y lle­var un pro­duc­to al mer­ca­do lo más rápi­do posi­ble? ¿Cómo pueden lograr veloci­dad sin com­pro­m­e­ter la cal­i­dad?

“En la car­rera por lle­var los últi­mos avances tec­nológi­cos al mer­ca­do, los oper­adores a menudo se ven atra­pa­dos por el atrac­ti­vo seduc­tor de la veloci­dad. Sin embar­go, la veloci­dad, cuan­do se inter­pre­ta incor­rec­ta­mente, puede lle­var a obstácu­los que a menudo per­du­ran más allá de la prisa ini­cial.

El par­a­dig­ma cal­i­dad-veloci­dad: puede sonar con­tra­dic­to­rio, pero lograr alta veloci­dad en el mer­ca­do depende de una cal­i­dad inque­brantable. Solo com­pro­metién­donos con la cal­i­dad des­de el prin­ci­pio podemos crear sis­temas efi­cientes, efec­tivos y ágiles a largo pla­zo.

La deu­da de com­ple­ji­dad acci­den­tal: a medi­da que perseguimos la imple­mentación ráp­i­da, a menudo intro­duci­mos inad­ver­tida­mente com­ple­ji­dad en nue­stros sis­temas. Esta es una deu­da que, si no se con­tro­la, acu­mu­la intere­ses y que se debe pagar inevitable­mente, a menudo a un cos­to más alto en tiem­po y recur­sos.

Pri­orizar la exce­len­cia: ya sea en cuan­to a las intrin­ca­ciones del dis­eño o las her­ramien­tas de inge­niería que empleamos, no debe­mos com­pro­m­e­ter­nos. El com­pro­miso con la exce­len­cia no solo establece los cimien­tos cor­rec­tos, sino que paga div­i­den­dos en for­ma de menos fal­las y tran­si­ciones más suaves.
Métri­c­as que impor­tan: la veloci­dad no se tra­ta sim­ple­mente de lle­gar al mer­ca­do primero, sino de hac­er­lo cor­rec­ta­mente. Indi­cadores clave de rendimien­to como veloci­dad de lan­za­mien­to, tasa de fal­las de lan­za­mien­to, tiem­po para lan­zar car­ac­terís­ti­cas y tiem­po para resolver prob­le­mas de pro­duc­ción nos brin­dan una visión equi­li­bra­da tan­to de nue­stro rit­mo como de nues­tra com­pe­ten­cia.

Publicado en:

Etiquetas Editoriales: