Por Medios Lícitos O Ilícitos, Registra Ingresos Récord En El Juego.


Como la mayoría de las naciones, Filipinas tiene una larga y, a veces, controvertida relación con el juego.

Mucho antes, en 1521, cuando la expedición naval alrededor del mundo de Fernando de Magallanes llegó a la costa de la isla de Palawan, antes de que el vasto archipiélago filipino fuera conquistado por la España imperial y luego nombrado en honor al Rey Felipe II, los usurpadores europeos observaron que apostar a las peleas de gallos era un deporte favorito.

Las peleas de gallos, llamadas «Sabong», siguen siendo legales y muy populares en Filipinas hasta el día de hoy.

Y la tradición de que el propietario del gallo victorioso se coma al ave derrotada sigue vigente.

Como tal, la Corporación de Entretenimiento y Juego de Filipinas, más conocida por su sigla, PAGCOR, tiene todo el derecho de disfrutar de una espléndida cena de pollo asado y picante dada su brillante actuación en los primeros nueve meses de este año, que terminó el 30 de septiembre.

Tanto regulador como operador, PAGCOR ha reportado ingresos de PHP55.95 mil millones (£776.48m/US$980m), un aumento del 32.4 por ciento, año tras año, y una ganancia después de impuestos de PHP37.1 mil millones (£515.01/US$650m) — un aumento del 42.8 por ciento sobre el mismo período del año pasado.

Fundada en 1976, PAGCOR no solo autoriza y otorga licencias para el juego en la nación insular del sudeste asiático de 116.5 millones de personas, sino que también opera 41 casinos terrestres y salas de juego propios, la mitad de ellos en la capital de Metro Manila y los restantes ubicados en las regiones de Luzón Central, Calabarzon y Visayas.

Demi-monde

Este doble papel ha llevado a acusaciones de conflicto de interés en el pasado, y posiblemente ha impulsado el crecimiento de notorios operadores filipinos en el exterior, conocidos como POGOs, quienes dominan la demi-monde del juego del sudeste asiático.

A principios de este año, en un intento por calmar el desacuerdo, el presidente y CEO de PAGOR, Alejandro Tengco, afirmó que su organización pronto estaría vendiendo sus casinos y se reformaría como un organismo regulador puro.

«Estamos considerando seriamente la privatización de todos los casinos operados por PAGCOR», dijo Tengco en la Cumbre de Juego de ASEAN.

«Espero que podamos implementar la privatización durante mi mandato [que termina en 2028]».

Pero con el panorama del juego filipino desde entonces impulsado por el regreso de «ballenas» chinas, tailandesas y surcoreanas después de la pandemia, y el anuncio del nuevo presidente Ferdinand «Bongbong» Marcos Jnr. de que el estado, si acaso, ahora está listo para expandir su presencia en el juego y lanzar operaciones de iGaming, dicha modestia parece haber quedado en suspenso.

Quizás el sabor del Adobo de Pollo sea demasiado atractivo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicado en:
Etiquetas Editoriales: