Brasil: Se aprueba nuevas regulaciones para las apuestas y juegos online en Diputados


La Cámara de Diputa­dos de Brasil aprobó un proyec­to de ley que reg­u­la las apues­tas deporti­vas y con­tem­pla la redis­tribu­ción de la recau­dación como el rol de los sitios de apues­tas online. La ley aho­ra debe ser envi­a­da al sena­do para un voto final.

Las nuevas reglas indi­can que se va a reducir el por­centa­je de ingre­sos en Seguri­dad Social de 10 a 2 por cien­to, en Edu­cación 1,82 por cien­to, Tur­is­mo 5%, y Deportes 6,63%.

Para obten­er una licen­cia el mon­to sigue igual con un val­or fijo de 30 mil­lones de reales, donde luego de cumplir cier­tos parámet­ros, las empre­sas tienen den­tro de 30 días para pagar­lo.

Las licen­cias pasan a ten­er un tiem­po de validez de cin­co a tres años, aunque las empre­sas en gen­er­al no quedaron con­forme con esa medi­da. En cuan­to los sitios de apues­tas online, la nue­va ley con­tem­pla ingre­sar dichas empre­sas den­tro del mar­co jurídi­co que deben de cumplir los lugares de apues­tas tan­to online como físi­cas.

La ley deja claro que las apues­tas en jue­gos de bin­go, casi­no, deportes y esports son per­mi­ti­dos pero los jue­gos de fan­tasía como Fan­ta­sy Foot­ball no están per­mi­ti­dos si son real­izadas medi­ante el uso de avatares de per­sonas reales.

Adol­fo Viana, rela­tor del Proyec­to de Ley 3626/23 que mod­i­ficó la ley de apues­tas, declaró a Globo, “no se tra­ta de lan­zar o no el juego online, se tra­ta de reg­u­lar una activi­dad que ya está ocur­rien­do a niv­el nacional.”

Otro pun­to impor­tante de la ley es que las empre­sas de apues­tas deben estar basadas den­tro del ter­ri­to­rio brasileño. En Brasil las empre­sas deben ten­er una sede y admin­is­tración local. Toda empre­sa extran­jera quedarán por fuera de la ley y por ende serían ile­gales.

Ya den­tro de Brasil las empre­sas deberían cumplir con un mín­i­mo de cap­i­tal social y con­tar con al menos una per­sona que ten­ga expe­ri­en­cia tra­ba­jan­do en la indus­tria del juego.

Toda empre­sa ten­drá que ten­er políti­cas inter­nas para com­bat­ir el lava­do de dinero, y otras cosas ile­gales que se aso­cian con el juego en línea. Tam­bién deben de enviar datos al Con­se­jo de Con­trol de Activi­dades Financieras (Coaf).

Publicado en:

Etiquetas Editoriales: